Clan DLAN
26 de Abril de 2017
Actualmente tenemos 125 usuarios online.
Clan DLAN
Clan DLAN
Clan DLAN
Clan DLAN
Clan DLAN



Fahrenheit
Indigo Prophecy



Género: Aventura/Acción
Puntuación: 8.7
Año: 2005
Idioma [Audio|Texto]: ???|???
Desarrollador: Quantic Dream
Distribuidor: Atari
Comentarios


Links Relacionados:
Sitio Oficial:
Atari
Otras Revisiones y Capturas de Pantalla:
Meristation
IGN ???
Gaming Age ???
Revisión


??? Revisión realizada por Jesugandalf

Vaya, está lloviendo afuera. Qué rabia, yo que quería salir a dar una vuelta… Si es que no se puede con el otoño, tiene que venir la lluvia y el frío para no poder salir a la calle… Suerte que a veces ponen algo decente en la televisión… Mi hermano me ha hablado de algo así como Fahrenheit, dice que me gustará, que lo pruebe. Veremos.

PRIMEROS PASOS

Ya me parecía a mí que estaba un poco tonto. ¡Que no es un programa de la tele, leñe, que es un videojuego! La verdad es que al principio confunde un poco. Porque recuerdo haber hecho doble click encima de un icono en el escritorio de mi ordenador, que si no… Aunque tal y como tengo la cabeza… Ese efecto ligeramente borroso en el monitor bien podría ser la imagen que proyecta un televisor. El menú tiene unas opciones un tanto extrañas, la que más me llama la atención es “Película”… ¿Seguro que esto es el ordenador? Demonios... Además, el inicio de la historia, tras el menú, recuerda el inicio de cualquiera de tus series favoritas de siempre. Eso sí, con cierto aire futurista que se nota en los créditos iniciales, mientras una voz en perfecto castellano nos pone al tanto de los acontecimientos.

En un vibrante e increíble prólogo, un cuervo, ese pájaro de mal agüero, va a posarse en la ventana abierta del servicio de un restaurante cualquiera de East End. Instantes después vemos, sin poder evitarlo, cómo nuestro protagonista ejecuta, como en trance, a un indefenso ciudadano que estaba aliviándose en el servicio del restaurante. ¡Zas, zas, zas! tres puñaladas certeras en el pecho acaban con su vida en muy poco tiempo, sin que nosotros hayamos cerrado todavía la boca. Acto seguido nuestro futuro [i]alter ego[/i] dentro de [i]Fahrenheit [/i]despierta del trance, tomando plena conciencia de lo que acaba de hacer... Vemos cómo su ánimo cae en picado, tenemos que sacarlo de allí como sea, para que no lo descubran. Pero mantengamos la cabeza fría, en [i]Fahrenheit [/i]toda acción tiene una consecuencia... Aunque tampoco es plan de quedarse dormido pensando lo que tenemos que hacer, que esto es el mundo real y la gente no espera para que pienses las piezas que moverás en el siguiente turno...

¿HE SIDO YO?

¡¡Dios, acabamos de matar a un hombre!! ¡¡Pero no fuimos nosotros!! Digo… no fue Kane, el pobre estaba siendo manipulado… Vale, a partir de aquí somos libres de hacer lo que queramos. Eso sí tenemos que tener presente que cualquier cosa que hagamos tendrá repercusión después. Por ejemplo, si nos dejamos llevar por el pánico, podemos intentar huir directamente del baño… lo cual, dado el estado de ánimo del protagonista, haremos precipitadamente, dando un empujón a la puerta y "atropellando" a la camarera del restaurante en el proceso. El policía se acercará a preguntar qué es lo que ocurre, y al ver cómo chorrea la sangre de tus antebrazos, y entrar en el baño y descubrir el cadáver, nos detendrá irremediablemente... por lo tanto, pensar rápido, pero pensar, porque como el policía vaya al baño mientras estamos nosotros… Pensar, y hacer cosas que consigan subir el maltrecho ánimo de Lucas y que lo hagan tranquilizarse un poco. ¿Más ejemplos? Como se nos olvide pagar en el restaurante, la camarera nos llamará la atención, con lo cual se fijará más en nosotros y colaborará mejor a la hora de elaborar un retrato robot... Si conseguimos salir tranquilamente del restaurante, tenemos dos opciones: podemos coger un taxi, o tomar el metro, y como nos interesa pasar lo más desapercibidos posible... Otro más: si escondemos el cadáver, fregamos el suelo para eliminar la sangre, y escondemos también el cuchillo, luego nos será más difícil encontrar pistas, si es que las encontramos… ¿Cómo dices? ¿Que vamos a tener que encontrar nosotros las pistas también? Esto no me cuadra…

Pues sí, aunque no cuadre, resulta que en este juego controlamos hasta cuatro personajes diferentes. El asesino es Lucas Kane, un empleado de un banco que está en el lugar equivocado en el momento menos oportuno, y es víctima de uno de los rituales más ancestrales que existen. Tras la escena inicial, podremos controlar también a Carla Valenti y a Tyler Miles, los dos detectives encargados de investigar el asesinato en las congeladas calles neoyorquinas, que aunarán sus esfuerzos para intentar atrapar a Kane. Qué paradójico, y qué original, un juego en el que controlamos tanto al asesino como a los detectives que lo persiguen... Y no digo “controlar” por nada, es que realmente los controlamos. Su estado de ánimo depende de nosotros, de nuestras acciones y de nuestras elecciones en los diálogos, y el ánimo influye en la capacidad para tomar conciencia de las pistas y de los detalles. Si el ánimo de Lucas desciende hasta los niveles más bajos, no podrá aguantar su conciencia y se entregará en la comisaría de policía, finalizando el juego. El cuarto personaje en discordia es Marcus Kane, el hermano sacerdote de Lucas, que le servirá de apoyo y colaborará con él en momentos puntuales de la historia. Además, en ciertos momentos tendremos que controlar a un par de niños en una base militar de Wishita… pero ya lo iremos descubriendo mientras el juego va avanzando.

LA COSA TÉCNICA

Una vez entrados en materia, pasemos a analizar los aspectos menos importantes de [i]Fahrenheit[/i]. Resulta que hay una cosa que se llama “gráficos”, otra que se llama “jugabilidad”, otra que se llama “controles”… y yo que no me había enterado todavía… Ya no sé si esto es una película o si es un videojuego, o qué, no puede ser, voy a tener que aprender más cosas sobre videojuegos que luego no podré analizarlos...

Los gráficos. Esas cosas que aparecen en la pantalla y que tanta gente considera de capital importancia porque es lo que se ve. Pues bien, cualquiera que busque en [i]Fahrenheit [/i]gráficos extraordinarios, que hagan trabajar su tarjeta gráfica último modelo hasta la extenuación, me temo que no los van a encontrar. Simplemente, y siendo justos, los gráficos no están a la altura de otros aspectos del juego, ya que se limitan a cumplir correctamente con su función: representar la historia. No son nada del otro mundo, pero he visto cosas peores, así que no pasa nada. Además, no creo que su importancia en este juego sea mucha; la principal baza de [i]Fahrenheit [/i]no son los gráficos. Por otro lado, las animaciones dan una de cal y otra de arena. Hay detalles muy de agradecer como ciertos movimientos de los personajes, muy logrados y fluidos (no os perdáis la escena en la que Kane tumba él solo a cinco policías para después escapar a toda carrera esquivando coches de policía que van derrapando a su paso… totalmente de película, ya veréis), pero otras veces no son tan fluidas y se notan un poco forzadas, especialmente en los primeros planos, a pesar de que las animaciones faciales también son muy buenas (los personajes mueven la boca, gesticulan con la cabeza, los hombros y los brazos al hablar, pestañean, se atusan el pelo...).

Los escenarios están muy bien diseñados. Son muy completos y tienen bastantes detalles, aunque os podéis imaginar que los exteriores no están muy poblados que digamos (¿a quién le apetece andar por la calle cuando la temperatura es de -20ºC?), y el hecho de que esté todo nevado hace que tampoco sea necesario un detalle excelente. Los interiores también están bastante bien hechos, aunque los aparatos no tienen demasiado nivel de detalle, pero bueno. Fijaos por ejemplo en la [i]rockola [/i]que hay en el restaurante, cuando hayáis hecho todo lo que tengáis que hacer en el baño (y ya que estáis, poned música, que siempre viene bien).

El aspecto del juego que más puede disgustar son los controles. El motor gráfico utiliza un sistema de cámaras bastante complejo que seleccionará la que él crea que es mejor en cada momento, aunque el problema puede ser que no siempre estemos de acuerdo, y a veces controlar a nuestro personaje sea un poquito complicado. Movemos el PJ con el teclado, y el ratón sirve para ir cambiando de vista en interiores (click derecho) y mover la cámara en exteriores (pulsar y mantener pulsado el botón derecho). Además, existe una vista en primera persona a la que se accede mediante el botón central del ratón. Otro de los aspectos que llaman la atención desde un primer momento es el estilo visual del juego. No me refiero a sus gráficos como tales, sino a la forma que tienen de mostrarse en pantalla. Me explico. Los que hayáis visto la serie [i]24[/i], estaréis familiarizados con la división de la pantalla en distintas partes en las que se muestran distintas escenas que tienen lugar al mismo tiempo. Pues bien, [i]Fahrenheit [/i]toma prestada esa idea y la lleva a cabo de forma magistral. Cuando el policía se levante del asiento del restaurante para ir al baño, estemos donde estemos (y mejor será que no sea en el baño) la pantalla se dividirá en dos: la parte izquierda la ocuparemos nosotros y nuestras andanzas, mientras que la parte derecha mostrará las evoluciones del policía, su reacción al llegar al baño (que variará de acuerdo con lo que hayamos hecho nosotros en él)... Otro aspecto que lo hace parecerse más a una película.

El botón izquierdo es el botón de acción, el que tendremos que pulsar para ejecutar los movimientos que se requieren en los diálogos o para realizar cualquier acción. Por ejemplo, a la hora de preguntar no basta con seleccionar una respuesta, tienes que realizar el movimiento con el ratón que corresponda a la opción que quieres elegir, y todo ello en un tiempo limitado. Esto, en vez de ser un impedimento, en realidad lo que logra es que el jugador se introduzca aún más dentro de la historia, que esté más atento a todo y que mantenga la tensión en todo momento. Además, en muchas situaciones la conversación finalizará sin que tengamos oportunidad de seleccionar todas las opciones posibles de diálogo, con lo que habrá que pensar, antes de que se acabe el tiempo, por qué opción es más importante preguntar. El ratón también se usará en ciertas situaciones en las que la habilidad del jugador se pondrá a prueba. Para pasar ciertas pruebas, como escalar por vallas metálicas, o por tubos de desagüe, habrá que ejecutar movimientos con el ratón, que pueden llegar a ser bastante complejos, aunque siempre lógicos e intuitivos, mientras se mantiene pulsado el botón izquierdo, y todo ello, por supuesto, en un tiempo determinado.

En la mayoría de escenas propias de acción, que hay unas cuantas, tendremos que realizar los movimientos de nuestro personaje mediante un curioso sistema: en la pantalla aparecerán dos círculos divididos en cuatro partes, que se irán encendiendo y apagando dependiendo de lo que el personaje tenga que hacer, mientras nosotros respondemos pulsando la tecla correspondiente. El círculo de la izquierda se maneja con las teclas de movimiento del personaje, y el círculo de la derecha, con otra combinación de cuatro teclas de movimiento secundario. Dependiendo de si se enciende, por ejemplo, la parte de arriba de un círculo u otro, tendremos que pulsar la tecla "arriba" de uno de los dos grupos de teclas. Esto, que explicado así parece farragoso y complicado, en la práctica se hace tremendamente intuitivo, basta con asociar las teclas a los colores y los círculos y pulsar la que corresponda a la parte que se encienda (a veces puede encenderse una parte de cada círculo, con lo que tendremos que pulsar dos teclas), aunque hay que tener ciertas dosis de coordinación para poder ver siempre el mensaje "¡Genial!" tras cada una de estas escenas. Eso sí, cuando consigáis completar cualquiera de ellas, no olvidéis disfrutarla con la opción que se ofrece en el menú principal, dentro de los extras. En otras, nos tenemos que limitar a pulsar alternativamente las teclas de izquierda y derecha para que el personaje pueda llevar a cabo la acción correspondiente. Pero sea el sistema que sea, la tensión se mascará y se podrá liberar adrenalina a raudales.

¿Y QUÉ PUEDO HACER YO?

Pues de todo. Estamos ante un thriller psicológico cuya historia es tremendamente interesante, tanto que hace que te impliques hasta niveles desconocidos con los personajes. En cuanto a los personajes, nunca antes jugué a un juego que me hiciera preocuparme así por su destino, que me llevara a tomar parte por uno u otro, o a emitir juicios de valor sobre las acciones de los demás. Nunca antes me sentí tan identificado con un personaje como lo hice con Lucas Kane, creo que él no tenía tantas ganas de saber lo que pasó en ese restaurante de East End como yo. El argumento se va desvelando poquito a poquito, en cantidades justas y sin descubrir demasiado para mantener el interés y el suspense. Hay ciertos giros sorpresivos y que enriquecen y mejoran el conjunto, y unos cuantos sustos en momentos dados, que seguro te harán saltar del asiento. Pero nada escatológico, no os preocupéis, todo mediante recursos sencillos pero efectivos. Por si parece poco, la historia requerirá que hagas multitud de cosas diferentes, desde tocar la guitarra hasta jugar al yo-yo, hacer un retrato robot, buscar a niños que se han escondido, jugar al baloncesto, hacer ejercicio en un gimnasio, hacer que uno de los personajes rompa con su novia (o no)... la variedad es inmensa, y en la variedad está el gusto, según se dice. Además, ninguna de estas acciones será en balde, porque si no contribuyen para variar de alguna manera el estado de ánimo, servirán para obtener pistas o para modificar acciones u opciones de diálogo futuras. Por ejemplo, yo me tiré media hora (palabra) haciendo que Lucas tocase la guitarra, por el simple hecho de tocarla, y escuchar lo bien que suena.

Hay que mencionar también que el juego no está recomendado para personas de cualquier edad. Contiene escenas que no son aptas para menores (algo de sangre, que podía haber sido mucho más, visto lo visto, y algo de sexo). Pero estamos sin ninguna duda ante una de las mejores aventuras del año. Lo tiene casi todo, argumento, posibilidades, concepto, originalidad, puesta en escena, conexión con el jugador... Si a todo esto le añadimos la posibilidad de disfrutar de extras tales como imágenes, pistas de la increíble banda sonora compuesta por Angelo Badalamenti (que, dicho sea de paso, contribuye perfectamente a introducirnos en ese ambiente de película de thriller psicológico y oscuro), repetición de las escenas de acción para poder contemplarlas en todo su esplendor... el juego sube muchos enteros. A pesar de los fallos que tiene, que los hay (los gráficos son mejorables, el control a veces también, y podría ser un poquito más largo), el conjunto hace que se confundan con la brillantez que irradian sus muchas virtudes. Si no te gusta [i]Fahrenheit[/i], creo que lo mejor será que apagues tu ordenador y te vayas a ver la tele, aunque probablemente salgas perdiendo con el cambio.

Lo mejor:

• Posibilidad de cambiar la historia mediante nuestras acciones.
• Poder controlar tanto al asesino como a los policías.
• Tremendamente original.
• Espectaculares escenas de acción.

Lo peor:

• Gráficos mejorables.
• Control ligeramente impreciso en algunos momentos.
• Se hace corto.


[size=4][i]Valoración:[/i] [i]9[/i][/size]


Capturas

Requisitos mínimos:
[i]Procesador:[/i] 800Mhz
[i]RAM:[/i] 256Mb
[i]Disco duro:[/i] 2,5Gb
[i]Aceleradora 3D:[/i] 32Mb

Requisitos recomendados:
[i]Procesador:[/i] 1,5Ghz
[i]RAM:[/i] 512Mb
[i]Disco duro:[/i] 3Gb
[i]Aceleradora 3D:[/i] 64Mb

Consolas:
[i]Xbox[/i]
[i]PlayStation 2[/i]

Equipo de pruebas
[i]Procesador:[/i] Pentium M 1,8Ghz
[i]RAM:[/i] 1Gb
[i]Tarjeta Gráfica:[/i] Intel Mobile 64Mb
[i]Sistema Operativo:[/i] Windows XP SP2