Clan DLAN
22 de Agosto de 2017
Actualmente tenemos 125 usuarios online.
Clan DLAN
Clan DLAN
Clan DLAN
Clan DLAN
Clan DLAN


Fantastic Dizzy



Género: Plataformas
Puntuación: 9
Año: 1993
Idioma [Texto]: ???
Desarrollador: Oliver Twins
Distribuidor: Codemasters
Comentarios


Links Relacionados:
Fan Sites:
Yolkfolk
DizzyAGE
Revisión


??? Revisión realizada por SunkDevifull

[size=1]NOTA: Revisión realizada con la versión para Mega Drive/Genesis.[/size]

Muchos especialistas en videojuegos proclaman los '80 como la era dorada de los videojuegos, principalmente utilizando el hecho de que por aquel entonces la escena no estaba tan mediatizada ni tenía un objetivo tan económico como hoy en día.
Por aquellas épocas, se valoraba la iniciativa, la innovación, llevarlo a cabo simplemente era hacer realidad una ilusión, que a veces surtía efecto y aparecía lo que ya hoy se llamaría un clásico.

Por aquel entonces la mayoría de desarrolladores eran independientes, como mucho un par de amigos, si no incluso una sola persona desarrollando en lenguajes primitivos donde ya no solo es que fuera más trabajoso, si no que no existía en absoluto practicamente nada de ayudas ni manuales.

Todo esto unido a que aún quedaba todo por inventar dio lugar a alguno de los juegos más importantes de la historia, ya no porque fueran mejores o peores, si no porque dieron el pistoletazo de salida a uno de los tipos de ocio más practicados actualmente y han sido influencia para nuestros juegos favoritos, incluso los que salen hoy en día.

Unos de esos desarrolladores independientes fueron los gemelos Oliver, más conocidos como Interactive Studios, que posteriormente pasarían a formar parte de Codemasters.
Lo cierto es que estos tipos han pasado por la historia bastante desapercibidos, y que practicamente solo crearon una saga de juegos y su personaje, Dizzy, un huevo aventurero.
Pero lo cierto es que para los que disfrutamos de alguno de los juegos de esta saga, sencilla, pero encantadora, se nos viene un muy grato recuerdo.


Argumento
Lo cierto es que el argumento por aquel entonces brillaba por su ausencia, cualquier excusa valía para meternos en arena, en esta ocasión, un huevo aventurero a lo Indiana Jones que iba por todo tipo de lugares, cavernas, minas, playas o bosques recogiendo y usando todo tipo de objetos que se encontraba en su camino. Como no podía ser de otra forma, el escenario del juego es completamente fantasioso y, con un punto demasiado amable, hasta lo malos no parecen tan malos...

Ingenuo y enamorado de su princesa Daisy, que lamentablemente siempre era secuestrada para nuestro goce de poder rescatarla todas las veces que fuera necesario con tal de disfrutar de estos juegos...

Lo cierto, es que a pesar de su planteamiento manido, en Dizzy se recurre a personajes, que sin profundizar demasiado en ellos, suelen repetir entre entregas llegando a caernos bien, normalmente otros huevos, también existen todo tipo de criaturas, humanos, trolls, etc.

En el caso de esta entrega, Fantastic Dizzy, como siempre, Daisy había sido secuestrada por el malvado mago Zaks, y teníamos que rescatarla, por supuesto, nuestra honra y hombría estaba en juego...


Gráficos
Tratándose de unos desarrolladores casi amateurs en una época de poca información y unas herramientas escasas, no se puede decir que los juegos de Dizzy destaquen, pero tampoco son desagradables a la vista.

En el caso de esta entrega, cumple con lo descrito arriba, en su versión para la Mega Drive de SEGA, probablemente la versión de mayor calidad gráfica, el juego, tratándose de un port y de uno de los primeros juegos lanzados para la consola, ciertamente es más que correcto con una paleta de colores envidiable para su época y de muy buen gusto.

No había introducciones ni videos, así mismo los efectos especiales practicamente se limitaban a algún fuego y el chapoteo del agua al tirarnos, poco más, cumplía decentemente.


Sonidos
Las músicas de esta entrega de Dizzy sin duda son de una composición exquisita y fácilmente nos veremos tarareándolas, objetivo máximo de una banda sonora, más aún en aquella época de las melodías de limitados canales de sonido.

El único contra que le encuentro es su comprensible escaso número, que resulta en estar escuchando las mismas melodías una y otra vez cada vez que pasamos a la ciudad o al bosque, etc.

Los efectos de sonido igualmente son escasos, en este caso pasan desapercibidos, pero tampoco se echan en falta, como el simple hecho de saltar o recibir daño.


Jugabilidad
Los juegos de Dizzy, incluso en esta entrega, una de las últimas, acarrean con una jugabilidad especialmente clásica y retro, dejando a un lado desarrollos más complejos de las ya existentes aventuras gráficas o incluso anteriores aventuras conversacionales.

Su jugabilidad se limita a una suerte de plataformas, obviamente, en 2D con scroll lateral y cierta libertad, normalmente limitada a los obstaculos a base de puzzles.

Como digo existe cierta libertad que nos permite ir superando los puzzles según queramos y podamos, aunque obviamente es posible que para superar un obstaculo, necesitemos antes superar otro, etc.
Normalmente estos puzzles se limitan a usar objetos.

Para ello llevamos un inventario, que en anteriores entregas de la saga, se limitaba a un solo objeto, pero que afortunadamente en esta entrega y en alguna ya anterior, se habían aumentado a dos, y ahora a tres objetos. Lo cual obviamente es de agradecer para no tener que ir de un lado a otro recogiendo objetos para superar los puzzles.

Este uso de objetos suele ser bastante lógico, un personaje está congelado... pues tal vez un fuego lo descongele, para lo cual necesitamos algo de paja y una cerilla...
Quizá el único problema a la hora de superar estos obstáculos sea el encontrar susodichos objetos, que están desperdigados por toda la extensión del juego, aunque normalmente los que encontramos por una zona, suelen usarse para esa zona, esto no tiene porque ser estrictamente así...

El juego disfruta también en cierta ocasión de algún que otro minjuego, como el de los vagones de tren, que algunos recordarán de los juegos de Hugo del Telecupón, tal vez plagiados de esta saga, o el ya posterior asalto al castillo del mago a base de catapulta y abatir a los guardias...

El objetivo de Dizzy es liberar a su princesa, pero para ello no solo es suficiente llegar al castillo y superar todos los obstaculos, si no que será necesario recuperar cien estrellas plateadas [según la versión, puede variar su número...] que hay por todo lo ancho y lo largo de las pantallas, cuyo objetivo sin duda es el mayor reto del juego, ya que fácilmente podemos encontrarnos habiendo visitado y revisitado todos los lugares faltándonos un par de estrellas que se nos resisten...

En otras entregas de Dizzy ya se vieron las estrellas, aunque en algunas no era necesario recuperarlas todas para poder superar el juego.

Durante nuestro ir y venir encontrando y usando objetos y coleccionando estrellas, nos encontraremos enemigos, como arañas, fuegos o acantilados, entre otros, que nos causarán daño.
Para todo esto Dizzy cuenta con un medidor de vida, además de varias vidas que nos permitirán "revivir" en caso de que el medidor se vacíe, que además, si superamos una serie de puzzles en forma de pergamino que podemos encontrar en los más recónditos lugares, podemos recuperar o aumentar su número.

Así por tanto, el mayor enemigo de Dizzy es su duración, ya no solo que el juego es considerablemente largo, si no que sobretodo se alargará a la hora de buscar esas estrellas fastidiosas. Todo esto teniendo en cuenta que no hay forma de guardar la partida, algo normal en aquella época, es más problemático realmente que la dificultad del juego, que gracias a las vidas y que podemos rellenar nuestro medidor "comiendo" la fruta que hay por los escenarios, no suele ser un gran problema, sin embargo, las horas, el cansancio y tener que apagar la consola puede ser frustrante.


Conclusión
Fantastic Dizzy cumple mínimamente en el aspecto técnico y notablemente en el aspecto sonoro. Su jugabilidad sencilla pero adictiva le hace ser recordado con nostalgia y grato recuerdo a los que lo han jugado.

Además ha envejecido bien con el paso de los años, tal vez no tanto las versiones para ordenadores, pero al menos sí su versión para Mega Drive con una calidad técnica muy superior y además fácilmente compatible hoy en día con los emuladores que hay en el mercado, gratuitos o no.

Gracias a ellos también su "larga" duración ya no será tan problemática, pudiendo guardar la partida si el emulador lo permitiera.

Así por tanto este Dizzy en especial, y cualquier otro, son fácilmente clasificables como clásicos, a pesar de haber quedado un poco desconocidos para el gran público, y siguen siendo todavía perfectamente jugables y disfrutables para los amantes de lo retro y para los que quieran revivir aquella llamada época dorada.

Puntuación del Revisor: 8


Capturas


Requisitos Mínimos
- Procesador: 286 o equivalente.
- RAM: 640 Kb
- Tarjeta Gráfica: VGA

Consolas
Amiga
Atari ST
CD32
Game Gear
Master System
Mega Drive/Genesis
NES