Clan DLAN
18 de Agosto de 2017
Actualmente tenemos 36 usuarios online.
Clan DLAN
Clan DLAN
Clan DLAN
Clan DLAN
Clan DLAN


Alan Wake



Género: Survival
Puntuación: 8.2
Año: 2010
Idioma [Texto|Sonido]: :alabanza:|???
Desarrollador: Remedy
Distribuidor: Microsoft Game Studios
Comentarios


Links Relacionados:
Sitio Oficial:
Alan Wake ???

Sitios de Interés:
Logros de Alan Wake
Revisión


Autor de la revisión: Jesugandalf

Hace ya unos años que tenemos noticias de Alan Wake, uno de los juegos sobre los que más se ha escrito de esta generación de juegos. Ha sido una espera larga, durante la que hemos tenido nuestros más y nuestros menos con el juego, nuestros períodos de euforia y nuestros períodos de depresión. Incluso el propio juego ha mutado, ha pasado por muchos estados y ha sido concebido de muchas formas, hasta que al final ha terminado siendo lo que hoy es.

En primer lugar, quiero dejar claro que no soy un habitual de los survivals y que, por lo tanto, como no soy fan del género, me he permitido el pequeño lujo de guiarme un poquito más por la jugabilidad y los detalles técnicos, por la historia, y por los personajes que por la propia mecánica del juego y su adecuación al género. Y desde mi punto de vista (totalmente discutible, desde luego) me ha parecido un juego soberbio. No sé si la mecánica es la que tienen todos los survivals, pero sí que me ha parecido un poco repetitiva (ir de un punto a otro de un mapa bastante grande “matando bichos”). Además, tampoco podremos guardar el juego cuando queramos ya que en el juego se opta por guardar automáticamente una vez que Alan alcanza ciertos puntos de control previamente establecidos. A pesar de esta repetitividad y el hecho de no poder tener iniciada más de una partida simultáneamente, los objetivos son lo suficientemente variados como para no cansar, y en este aspecto cumple sobradamente y hace olvidar aspectos más mejorables.

La historia está muy bien, es intrigante, interesante, y te engancha, te anima a querer saber más y te deja con la intriga al final de cada episodio. Lo bueno de Alan Wake es que no hay que esperar una semana para ver cómo continúa la cosa. Como casi todos sabréis, Alan Wake es un escritor bloqueado que lleva un par de años sin ser capaz de escribir una letra sobre un papel en blanco, nervioso, estresado y sufriendo pesadillas. Para intentar acabar con esa situación su esposa, Alice, le propone un retiro vacacional en el idílico pueblo de Bright Falls, y allí se dirigen ambos, con la esperanza de recuperar la tranquilidad y la inspiración perdidas. Pero al llegar a su bucólica residencia, en una islita en medio de un pequeño lago, empiezan a pasar cosas extrañas y Alice es secuestrada. A partir de aquí comienza una desesperada aventura para Alan, intentando recuperar por todos los medios a su esposa Alice.

Tomamos el control de Alan en un prólogo de pesadilla, en el que se nos enseñan los aspectos más básicos de control y de mecánica de juego, y vamos averiguando los aspectos iniciales de la historia según avanzamos por el tutorial, que nos introducirá también en la ambientación del juego y en el pequeño pueblo de Bright Falls, sus habitantes y sus particularidades. Una vez metidos realmente en harina, volveremos a tomar el control de Alan justo después de haber perdido a Alice y lo primero que tendremos que hacer será dar un “pequeño” rodeo por el bosque nocturno. Si conseguimos superar nuestro miedo a la oscuridad, tendremos que ir acostumbrándonos a poner en práctica las enseñanzas del tutorial – prólogo y apuntar (con la linterna) antes de disparar. Ya sabréis por qué. También nos encontraremos con los primeros puzles de la aventura que superaremos sin problemas, aunque luego se irán complicando un poquito. Buscaremos páginas de un manuscrito que ha escrito Alan pero que no recuerda haber escrito y que en muchas ocasiones nos adelantarán acontecimientos futuros. Buscaremos también termos de café, ya que pasar muchas horas nocturnas despiertos requerirá altas dosis de cafeína (y será bueno para nuestros logros y trofeos) y procuraremos enterarnos de las noticias a través de las radios y de las televisiones que vayamos encontrando por ahí. Y, ya por la mañana y tras haber tenido una conversación con las autoridades, terminaremos el episodio de una manera muy sorprendente… que nos dejará con ganas de más.

Esto, a grandes rasgos, es lo que nos espera a lo largo de los seis episodios que conforman la aventura. Breves partes diurnas que nos permiten avanzar en la historia y descubrir más cosas sobre Bright Falls y las gentes que lo pueblan seguidas por intensas y largas partes nocturnas (la factura eléctrica de los poseedores de televisores plasma de última generación lo agradecerá), en las que combatiremos contra enemigos sobrenaturales y generalmente lucharemos por nuestra vida, que será fácil de perder, pues Alan es bastante débil y morirá sin remedio al caer desde alturas demasiado grandes o al recibir unos pocos golpes provenientes de los enemigos. Y todo esto a lo largo de escenarios muy amplios, que permiten a los más osados vencer el miedo a lo sobrenatural y adentrarse fuera de la ruta marcada para explorar y encontrar objetos extra. También iremos encontrando munición para recargar los distintos tipos de armas que llevemos en cada momento (podemos portar hasta cuatro) y pilas para alimentar el débil pero imprescindible haz de luz de la linterna. Es recomendable no andar escatimando excesivamente la munición, las armas y las pilas, pues al terminar cada episodio perderemos todo el acopio que hayamos hecho hasta el momento de ellas. Quizá sea ésta una de las pocas pegas que se le pueden poner al juego, junto quizá a la mecánica un tanto repetitiva a la hora de avanzar por los escenarios y la excesiva sencillez de los puzles que se nos presentarán a lo largo del juego, aunque la extraordinaria ambientación y la historia muy bien hilada, interesante, atrayente y con muy buen ritmo narrativo nos harán olvidar los aspectos mejorables. Mención especial merecen los programas de radio nocturnos que me recuerdan a las mejores tertulias del misterio de La Rosa de los Vientos o de Milenio 3 y los documentales que están inspirados en los míticos documentales del misterio más misterioso, otro ejemplo más del gusto por cuidar hasta el más mínimo detalle del que los desarrolladores han hecho gala en este juego. Tiempo han tenido, sí, pero lo han aprovechado.

El aspecto sonoro es sobresaliente. La banda sonora del juego es muy interesante, y está muy bien hecha e “insertada” dentro del universo del juego. Al más puro estilo televisivo (de donde claramente Alan Wake toma muchas de sus inspiraciones) tendremos melodías intrigantes durante las etapas de exploración y combate que contribuirán de manera excelente a poner al jugador en situación para disfrutar al máximo del juego y de las situaciones pelopúnticas que le esperan (aunque muy pelopúnticas no son, yo al menos no me he asustado ni una vez). Al terminar cada episodio tendremos la típica canción que se estila en las series americanas y que dará paso al famoso y manido “Previously in Alan Wake” que dará comienzo al episodio siguiente. Televisivo y cuidado. En cuanto al doblaje, en una época en la que la mayoría de los aficionados castellanoparlantes nos quejamos (y con razón) porque superproducciones como Dragon Age vienen sin doblar al castellano, encontrar ejemplos como Alan Wake hace que nos olvidemos de los juegos que vienen sin doblar. Los actores de doblaje que han prestado sus voces a los personajes del juego son profesionales muy reconocidos (todos evocaremos uno o más personajes que han doblado anteriormente, como el actor que dobla a Alan Wake, Lorenzo Beteta, que dobló anteriormente a Fox Mulder y a Jack Shephard, de Lost, o el que dobla a su amigo Barry, Salvador Aldeguer, voz habitual de Martin Lawrence) y eso se nota en el resultado final, muy interesante y creíble. También hay que decir, en favor de Dragon Age y a pesar de que éste no es el lugar adecuado, que doblar Alan Wake no supone la misma labor que doblar Dragon Age, ni mucho menos, pero el trabajo está hecho de manera impecable y se agradece sobremanera. Al hilo de esto, puntualizar que todos los elementos que se incluyen en el juego están traducidos al castellano, hasta el libro que se incluye con la edición de coleccionista, que es realmente una edición para coleccionistas cuya adquisición es a todas luces recomendable si se tiene la oportunidad. Esto está muy bien porque hasta los documentales televisivos y los programas de radio (que podemos volver a escuchar desde el menú principal) están doblados al castellano.

El aspecto visual de Alan Wake es sencillamente sobresaliente. Como comentaba anteriormente, el juego está cuidado al detalle, con todo el mimo del mundo, y eso se nota también en la parte gráfica, que al fin y al cabo es la que más luce. Las texturas son muy detalladas, las animaciones de los personajes son muy naturales (salvo contadas excepciones entre las que se encuentran algunas animaciones faciales) y los escenarios son muy grandes y están llenos de detalles y todo, en todo momento, se mueve de manera extraordinariamente fluida. Nunca hay ralentizaciones, nunca hay bajadas de rendimiento, no se notan apariciones fantasmagóricas de elementos del decorado y no se escatima en efectos gráficos que hacen que el agua, el humo o el aspecto tenebroso del bosque nocturno sean de lo más creíbles. Mención aparte merece la iluminación y el manejo de la luz, pero de eso hablaré más tarde. Los escenarios, muy grandes, como comentaba antes, te permiten una versatilidad bastante sorprendente para este tipo de juego. Aunque puedes terminarlo sin problemas siguiendo el "camino marcado", tienes la opción de explorar y adentrarte más por los recovecos que los desarrolladores han dejado para los que se sientan menos afectados por el miedo a la oscuridad y, si lo haces, tienes otro aspecto en el que evidenciar hasta qué punto el juego está cuidado y mimado, y el empeño que se ha puesto para prestarle la máxima atención a todos los detalles. Mención especial a la ambientación realista merecen las escenas diurnas ambientadas en el pueblo de Bright Falls.

Y ahora la mención especial, lo que a mí me ha resultado el aspecto más impresionante del juego: la iluminación. Los que llevamos varios años en esto de los videojuegos hemos tenido la suerte (y a veces la desgracia) de jugar a muchos y muy variados juegos. La mayoría de ellos, siendo optimistas, nos ha hecho pasar un buen rato. Algunos quedan en la memoria como buenas experiencias lúdicas y apenas un puñado destaca por algún motivo y queda para siempre en nuestra memoria. Así, a bote pronto, recuerdo la jugabilidad de [i]Indiana Jones and the Fate of Atlantis[/i], el realismo en el motor físico de [i]Geoff Crammond’s Formula 1 Grand Prix[/i], la genial historia de [i]Planescape: Torment[/i] o sus primos los [i]Baldur’s Gate[/i], la original mecánica de [i]Loom [/i]o la adicción de los PES más notables. Pues bien, entre estos merece un lugar la gestión de la luz y la iluminación de Alan Wake, sin duda ninguna. No he visto ningún juego que le haga sombra en este aspecto. Observar las fuentes de luz, su variación en la intensidad dependiendo de la energía que quede en las pilas de la linterna o el cegador haz de luz de los focos, las sombras que se generan en los objetos cuando la luz tropieza con obstáculos, cómo te ciega la luz cuando te apunta directamente y cómo crea penumbras, cómo se generan sombras y cómo éstas van variando a medida que las fuentes de luz se entremezclan o se desplazan... muchas veces dan ganas de quedarse moviendo la linterna para un lado y para otro y ver cómo se comporta el juego. Y lo mejor de todo es que la gestión de la luz no se limita sólo a quedar bonita y a estar bien hecha, sino que es parte fundamental en el desarrollo del juego: con la luz podemos acabar con enemigos, nos servirá para protegernos y nos permitirá recuperar salud; será nuestro aliado más fiel y más útil.

En resumen, Alan Wake es un juego extraordinario en el aspecto gráfico (sobre todo en la iluminación), sobresaliente en el sonoro, en la historia y en los detalles. Se hace un poquito corto (se puede acabar en 10-15 horas si te das prisa) y no tiene mucha rejugabilidad, pero es 100% recomendable, sin duda ninguna. Quizá no sea el vendeconsolas que todos creíamos que sería (la falta de rejugabilidad y su escasa duración contribuyen, a mi juicio, decisivamente a ello), pero tanto a los fans de los survivals en particular como a los fans de los juegos bien hechos en general encontrarán en él una experiencia muy interesante.

Nota final del revisor: 9

Lo mejor:

- Ambientación soberbia
- Gran trabajo de localización
- Historia bien hilada, muy interesante y con muy buen ritmo narrativo
- Gráficos y animaciones excelentes
- Detalles muy cuidados
- Genial gestión de la luz y la iluminación

Lo peor:

- Es corto
- Mecánica ligeramente repetitiva
- Pocos alicientes para rejugarlo