Clan DLAN
26 de Abril de 2017
Actualmente tenemos 121 usuarios online.
Clan DLAN
Clan DLAN
Clan DLAN
Clan DLAN
Clan DLAN


The Last Remnant



Género: RPG
Puntuación: 5.7
Año: 2008/2009
Idioma [Texto]|[Sonido]: ???|:alabanza: / ;D
Desarrollador: Square Enix
Distribuidor: Square Enix
Comentarios


Links Relacionados:
Sitio Oficial:
The Last Remnant ;D
The Last Remnant ???
Revisión


:alabanza: Revisión realizada por SunkDevifull

Decidí jugar a The Last Remnant, un poco porque tengo morriña de un buen J-RPG, que desde Final Fantasy X, prácticamente no he cogido ninguno con ganas, salvo unas partidas a RPGs tácticos de alguna portátil.

Así que ahora que podía aprovechar mi nuevo equipo sin problemas de espacio y demás, decidí probar este juego de Square Enix, que pretende hacer un poco de puente entre los RPGs occidentales y los orientales.

Bueno, de primeras decir que el experimento ha sido un fracaso total porque de RPG occidental no tiene nada de nada, pero bueno, yo precisamente no quería un RPG occidental, así que mejor para mí.

Además, yo que no tengo ninguna consola de nueva generación, no cuento la Wii..., aunque tengo muchos juegos aún pendientes en consolas antiguas, que hubiera salido un J-RPG en PC era una oportunidad que no podía dejar pasar, más aún si estaba implicado Square Enix...

Pero para mi profunda decepción, The Last Remnant es un juego completamente inferior, vayamos por partes.


El argumento del juego, además de típico, secuestran a nuestra hermana y tenemos que ir y venir en pos de rescatarla, es muy lineal, a pesar de pretender ser libre con misiones secundarias y alguna especie de sandbox, donde reclutar personajes, o ir a lugares desbloqueados, casi constantemente nos están llevando al redil, metiéndonos personajes con calzador y obligándonos a ir a lugares preestablecidos.

Los personajes secundarios, aparte de los pocos que tienen relevancia en la trama no tienen trasfondo alguno..., además la mayoría de NPCs no son más que copias de sí mismos, hay varias razas, pero dentro de una misma raza apenas hay diferencias, el color del pelo y el sexo y poco más, resultando a veces confuso.

Las ciudades son prácticamente iguales entre sí, la variedad de texturas y ambientes brilla por su ausencia.

Por la parte positiva, el juego es relativamente largo, con un mapa de localizaciones bastante amplio, pero que por su falta de variedad gráfica y jugable, puede ser un arma de doble filo.


Gráficamente el juego no es nada del otro mundo, los fondos son aceptables, y algunos efectos son bastante buenos, que si la sangre, que si las luces, incluso los movimientos de los personajes o las magias, sin embargo los propios personajes dejan un poco que desear, con las caras muy marcadas, pareciendo más viejos de lo que son, ignoro si deliberadamente o no.

Además si ponemos el juego en calidad alta, en realidad las pantallas se cargan a menor calidad, para posteriormente saltar a calidad superior, por lo que cada vez que cargamos una nueva localización o una batalla o cualquier cosa, veremos ese pequeño salto de calidad un poco molesto y extraño...


Las músicas tampoco son especialmente brillantes, redondeando este aspecto técnico bastante limitado, los efectos de sonido sin embargo son algo superiores.

Las voces, en la versión PC, por su parte pueden escogerse entre el doblaje inglés o el original en japonés, posiblemente algo mejor, tratándose del doblaje original.
No obstante, en mis escasos conocimientos del idioma nipón, las pocas palabras que conozco no encajan muchas veces en los subtítulos, aunque seguramente se realizarían sobre la traducción inglesa y no puede tratarse totalmente de un error, ni mucho menos grave.


En cuanto a la jugabilidad, a grandes rasgos se trata de un J-RPG, o de forma más clara, un juego de rol oriental, vamos como los Final Fantasy, por poner un ejemplo conocido.

A diferencia de estos juegos, al menos en los clásicos, las batallas no ocurren de forma aleatoria mientras vamos por las mazmorras, si no que los enemigos aparecen visiblemente, y como en otros juegos, cuando tomamos contacto, comienza la batalla.

Una de las pocas innovaciones y cosas interesantes de The Last Remnant son las unidades, y es que a diferencia de los J-RPG normales, donde cada personaje es una unidad con sus características, en The Last Remnant, una unidad puede estar conformada con hasta cinco personajes, compartiendo la salud, aunque el resto de características siguen siendo propias de cada uno.

Igualmente los enemigos forman sus propias unidades, por lo que si la vitalidad de una unidad llega a 0, quedan fuera de combate todos los personajes o enemigos dentro de esa unidad.

De por sí es una verdadera lástima el mal uso que se le da a una buena idea como son las unidades, primero limitándonos constántemente, que si máximo de personajes, que si máximo de unidades.
Además, después de tantas habilidades y tantos personajes, luego no podemos usarlas a nuestro antojo, perdiendo realmente el control de las batallas y resultando todo en un caos.
Nosotros solamente podemos decir a una unidad, si queremos que ataque, use habilidades de combate o mágicas, que espere, etc, pero no podemos realmente ordenar a nuestros personajes con precisión, perdiendo prácticamente cualquier atisbo de estrategia.

De hecho ya en la primera batalla que presenciamos, donde aún apenas nos han explicado cómo se juega ni qué hace cada cosa, participamos en una especie de batalla campal con multitud de personajes aliados y enemigos, donde parece que realmente no tenemos control sobre nada y todo está predestinado a ocurrir hagamos lo que hagamos.

Finalmente cuando comienza el juego de verdad la cosa va en una línea de dificultad más aceptable, pero en ningún momento se pierde ese caos y decepción en pos de algo que podía haber sido más interesante.

Mención especial se merecen las misiones secundarias, donde cuando aceptamos una, nos transportan directamente al lugar, al igual que cuando las terminamos, lo que de por sí es irritante y lamentable, que no podamos hacerlas a nuestro ritmo, aceptándo varias o aceptando una y luego ir a la tienda a comprar provisiones de acuerdo al tipo de misión, es incluso más vergonzoso cuando los que te mandan las misiones te dicen, "cuando estés preparado te espero en tal", o "haz los preparativos rápidos que es urgente", siendo falso, pues no puedes hacer preparativos, o al terminar la misión, "ven a verme para que te dé la recompensa", siendo innecesario, pues al cumplir la misión te transportan de vuelta a donde empezaste... así los teletransportes que hay en "tierra hostil", parecen un poco inútiles.

Afortunadamente el juego tiene consejos que nos explican las cosas según van apareciendo, que si los ataques normales, mágicos o habilidades de combate, que si los flanqueos, cuando una unidad es atacada por más de una, las que flanquean causan más daño, que si salir de un duelo, cuando dos unidades están en combate si una abandona el combate, la unidad rival puede atacar de forma adicional, etc, etc.

En cuanto al equipo, realmente sólo podemos equipar a nuestro protagonista, el resto de personajes pueden pedirte objetos según los adquieras si creen que les son útiles, pero realmente no podemos equiparlos a nuestro antojo.

Quizá sea ese el guiño que querían dar a los RPGs occidentales desde Square Enix, donde no pocas veces hemos visto juegos donde llevamos a un único personaje, y luego vamos contratando mercenarios, a veces con su propia IA no controlables.


Conclusión

The Last Remnant es un juego experimental, como ya hicieron desde Square con Vagrant Story, o ya con Enix, con Kingdom Hearts, sin embargo, al contrario que esos experimentos de reconocido éxito, en esta ocasión el tiro les ha salido por la culata.

Si realmente pretendían hacer algo a medio camino entre los RPGs orientales y occidentales, se quedó en palabras, porque The Last Remnant no es más que otro RPG oriental, para el que le guste. Al que no, desde ya que no espere algo cercano a Gothic o The Elder Scrolls, porque no lo va a encontrar.

Pero incluso, dentro de su estilo, este juego es un quiero y no puedo, con ideas prometedoras, pero una falta de conclusión alarmante, tal vez un poco con el ojo puesto en los jugadores casuales, donde The Last Remnant es mucho menos profundo de lo que cabría esperar en un RPG oriental, y posiblemente más sencillo, donde apenas sólo llevamos un personaje, el resto van a su bola, y durante los combates ni siquiera tenemos que elegir entre habilidades o magias, si no que damos una orden general y a otra cosa...

Con todo las batallas, piedra angular de estos juegos, son caóticas y repetitivas, por esa falta de variedad y ese resquemor de lo que muchos querríamos, un poco más de mano en lo que hace cada personaje.

Si a todo esto le añadimos un apartado técnico bastante justo y un argumento ya más visto que el sol, no puedo recomendar este título, aún siendo un género realmente escaso en compatibles. Si a pesar de lo dicho alguien se atreve con él, bueno, tiene sus bondades que pueden hacerlo disfrutable y a los devoradores de J-RPGs que no tengan más opciones hoy en día, puede aplacarles el hambre, pero si tenéis elección, sin lugar a dudas elegid otros títulos...


Puntuación del Revisor: 4


Capturas


Requisitos Mínimos
- Procesador: Core 2 Duo 2 GHz o equivalente.
- RAM: 1.5 Gb
- Tarjeta Gráfica: nVIDIA Geforce 8200 256 Mb o equivalente.
- DirectX: 9.0c
- Disco Duro: 15 Gb
- DVD-Rom: Doble Capa

Requisitos Recomendados
- Procesador: Core 2 Duo 2.4 GHz o equivalente.
- RAM: 2 Gb
- Tarjeta Gráfica: nVIDIA Geforce 8800 512 Mb o equivalente.

Consolas
Xbox 360

Equipo de Pruebas
- Procesador: Intel Core i7 920
- RAM: 6 Gb
- Tarjeta Gráfica: ATI Radeon 5850 1 Gb
- Tarjeta Sonido: Realtek ALC888
- Sistema Operativo: Windows 7